¿Por qué las juntas son lentas, desesperantes y nos hacen sentir que perdemos el tiempo?

Porque no están diseñadas. En teoría una junta debería:

· Ayudar al equipo a enfocar objetivos.

· Ser concreta y rápida.

· Convocar solo a las personas implicadas.

· Enfocarse solo en las acciones que los llevarán a alcanzar los objetivos planteados.

Pero en la práctica muchas veces no es así, sientes que te quitan el tiempo que hubieras podido disponer para cosas verdaderamente importantes y te roban toda la energía. Asegúrate de que tus juntas sean breves y productivas. Para esto vendría bien definir antes algunos acuerdos que todos los convocados deben conocer:

· Una junta debe ser para cargar combustible: máximo cinco puntos a revisar y listo. (Una junta no es solo para comer galletas y tomar café).

· La junta debe ser prioridad para todos y deben traer los avances que se van a revisar.

· Si convocas tú, asegúrate de… “estar seguro” que necesitas convocar a una junta. ¿Es necesario reunirlos para resolver ese pendiente, o no?

· Envía previamente los puntos que se revisarán en la junta y pide adelantos para acelerar la reunión.

· Ábranse a sugerencias por parte de todos los involucrados, ideas que ayuden al objetivo que se hayan planteado en la junta.

· Solo convoca a la gente que esté implicada en el logro de los objetivos que buscan alcanzar.

· Date un tiempo máximo de 45 minutos e indícalo antes a los involucrados.

· Asegúrate de que solo se discutan los puntos previamente planteados.

· En las juntas de 10 minutos, ni se sienten.

Diseña juntas prácticas y productivas. El bien mas preciado es el tiempo no permitas que se les vaya entre donas y café

Share:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *