Coaching
Si ochocientas personas han decidido dedicar 15 minutos de su tiempo a tus palabras, no improvises.
22 septiembre, 2016
0

¿Qué es improvisar?
Según el diccionario: Componer o desarrollar un discurso o una pieza musical sin haberlo estudiado o preparado.

La gente cree, erróneamente, que el secreto a la hora de dar una charla está en la improvisación. Si te remites a lo que dice el diccionario: improvisar es hablar de algo sin haberlo estudiado o preparado y te lanzas al ruedo porque “así lo dice el diccionario”, me temo que estarás en problemas.

Nunca improvises.

Nunca, bajo la definición del diccionario.

Si vas a dar una charla lo más conveniente es que tengas claro de qué vas a hablar y qué quieres conseguir con tu charla y esto exige estudio y preparación. Divagar no es una opción.

Pero, ¿Qué pasa?

Creemos que improvisar es hablar “natural”, sin tener un esquema claro del contenido y de tu objetivo. Si lo crees así es muy probable que no logres conectar con la audiencia y que nunca captes su atención.

Si quieres que te salga bien, eso de hablar y conectar con los demás, pregúntate: ¿Qué quiero lograr con esta charla?. Al final de mi conferencia, ellos… (piensa en lo que ocurrirá en la audiencia) y enfoca todo tu contenido en el logro de ese objetivo.

Improvisar es hablar sin estar preparado y no estar preparado es “tirar por tirar”. Nunca pierdas la oportunidad de dar, justo ahí, en ese lugar donde la audiencia se conecta contigo y te regala toda su atención.

Ese lugar donde se vuelven uno; la audiencia y tu… conectados contigo y con tus palabras.

Coaching
¿Qué hago para que la gente entienda mi proyecto?
4 julio, 2016
0
,

No siempre tienes el tiempo suficiente para explicar con puntos y comas de qué trata tu proyecto.  Puedes tener LA IDEA más innovadora, ser un verdadero apasionado (que también es muy importante) sin embargo, el secreto radica en cómo comunicas tu idea y cómo logras que la gente entienda bien lo que haces.

Es muy importante que cuando intentes explicar quién eres, que haces, que propones etc. utilices un lenguaje claro, conciso, directo, específico y sobre todo: que des muy buenos ejemplos, contundentes, entendibles.  Ni que decir cuando tu proyecto busca un inversor, en este caso tienes que sorprender con el conocimiento y manejo de los numero$ sino, no habrá pasión que te salve.

Aquí tres consejos que te servirán a la hora de intentar explicar un proyecto.

Menos es más.  Sintetiza y reduce: selecciona lo más importante de tu proyecto o idea. Hay una frase en relación a esto que dice: “Si quieres decir  todo, no dirás nada”.  No se trata de que digas todo, se trata de que digas solo, lo que hay que saber para entender tu proyecto. Pregúntate: ¿Qué tienen que saber para entender mi proyecto? Esta pregunta te ayudará a ir al grano.

Crece tu vocabulario.  La gente está cansada de oír las mismas palabras: oportunidad, mejora, cambiar, impulsar… trata de utilizar términos menos comunes para que tu comunicación despierte la atención de los oyentes.

Escribe un buen título o gancho.  El arranque es crucial. Puedes prácticamente decir todo en el título. Hay una fórmula muy sencilla para realizar un título: Se sugiere que esté compuesto de 10 palabras como máximo. Debe tener un verbo, un sujeto objetivo y un propósito o resultado. Ejemplo:

¡Ahorra!: Tecnología que te ayuda a reducir desperdicios.

Verbo: reducir/ahorrar. Sujeto objetivo: tu/mundo. Propósito: reducir desperdicios.

Si además de estos elementos tu frase es creativa, o despierta la curiosidad, tendrás más posibilidades de enganchar. ¡Suerte!

*Te espero en mi próximo workshop: Inspirar para Conectar: el arte de vender una idea.

Iniciamos este jueves 7 de julio, en el Centro de Formación Profesional MVS.

Comunicación Efectiva
La cultura de comunicación interna empieza por el jefe.
25 mayo, 2016
0

La cultura de comunicación de una empresa no es un asunto de decálogos bellamente enmarcados y colgados en los pasillos de las  oficinas, con principios que nadie entiende y que nadie experimenta.

La cultura de comunicación de una empresa debe venir desde adentro, desde el corazón mismo de la empresa, de su esencia y congruencia y debe contagiar, hacia afuera, a los demás colaboradores. La empresa se convierte en fuente de los valores que reclaman los colaboradores y los colaboradores en fuente de los valores que necesita la empresa.

Pero no siempre es así. Las empresas se preocupan por diseñar los principios de su comunicación “a puerta cerrada” y sin un gramo de congruencia. La cultura de comunicación de una empresa no se construye entre unos cuantos definiendo decálogos ni imponiendo normas.

No hace falta ser un experto en comunicación para saber que la cultura será efectiva sólo si se hace presente y visible en la conducta de los líderes de la empresa. Para un colaborador se vuelve necesario ver cómo se viven las jerarquías y no sólo cómo la verbalizan. La cultura de comunicación de una empresa implica que todos los colaboradores se comuniquen de forma efectiva pero sobre todo, la cabeza, los jefes: la dirección general.

Las acciones y palabras diarias de quienes forman parte de una organización son las que tejen la cultura de comunicación interna. Una palabra o un gesto de un líder basta para generar un sistema de comunicación interna significativo o  uno tóxico y desmotivante.

Ningún decálogo funciona mejor que la verdadera acción de los líderes y colaboradores.

Creatividad
¿De dónde vienen las ideas?
16 mayo, 2016
0

Años haciendo radio me han hecho experimentar la angustiosa y divertida capacidad de buscar, buscar y buscar (y volver a buscar) ideas creativas ¡Por todas partes!

Parte de mi pasión está enfocada en buscar cómo hacer mejor, más creativas y divertidas las cosas. Eso está en mi sangre. Lograr que tu programa esté entre los más escuchados, que la gente te elija por sobre otros comunicadores, que hablen de lo que haces, implica horas de trabajo y dedicación.

Hay tres cosas que son clave para que una intervención  en radio sea buena:

  1. La cabeza. (headline). Pocos locutores dedican tiempo a escribir un buen titular; quizá porque no saben que uno verdaderamente bueno puede convertir a un curioso, que botonea y botonea entre las frecuencias, en un radioescucha fiel. Si no tienes una buena promesa (headline) el resto de tus palabras está de más.
  2. Elaboración (detalles). Aquí debes trabajar en la nota. Nunca la leas al aire tal como la encontraste. Las notas están redactadas para ser leídas y cuando tú la lees tal como está redactada, suenas  estructurado, falso y hasta complicado. ¡No te restes naturalidad! Léela, léela, léela y decide según tu estilo, cómo vas a plantearla al aire.
  3. Entrega (delivery). Debes de estar convencido de lo que vas a decir. Debes conocer TODO acerca de lo que vas a hablar, esto te dará seguridad y hará que te escuches conocedor, seguro y aumentará tu capacidad creativa. No hay nada más fake que escuchar a alguien intentando convencer a alguien de algo de lo que él no está convencido.

Las ideas vienen de todas partes. Sobre todo de la observación. Te sorprenderás de cómo de una conversación que escuchaste sin querer en la fila del banco, sale el tema de tu programa de hoy. Sólo te hará falta aplicar estos tres puntos: el titular, la elaboración y la entrega: echando mano de tu creatividad.